PORTADA 99

Editorial

La ciudad es para vivirla En los últimos veinte años, el paisaje urbano del polígono central de Santo Domingo ha cambiado a uno de mayor verticalidad; gravemente enfermo, clama por soluciones. En 1998 se formuló el Plan de Desarrollo Urbano del Polígono Central, y el Ayuntamiento expidió la Resolución 094-98 de Ordenamiento Urbano del Polígono Central. En esencia, el espíritu de la resolución era mejorar la calidad de vida de los ciudadanos a través del liderazgo de la municipalidad, rescatar los espacios públicos y regular el vertiginoso crecimiento de la zona. Lamentablemente, desde 1998 hasta el día de hoy, el polígono central se ha transformado en una ciudad sin jerarquía de espacios, sin condiciones para el peatón, sin forma urbana definida; con edificios de altura cada vez más numerosos, que se solapan unos con otros, sin consideración a las vistas; calles inseguras, sin transporte público eficiente; una ciudad entaponada, con problemas de contaminación ambiental, sonora y visual. En nuestro contexto de país en vías de desarrollo, el oficio de construir ciudad se torna muy difícil, y muchas veces es calificado de utópico, dada la débil institucionalidad de nuestros gobiernos central y municipal. Nuestra historia republicana se ha caracterizado por el gran poder que detenta el Gobierno central sobre el municipal en el desarrollo urbano. En esta práctica, las obras de corte vial, que tienen como protagonista el automóvil, adquieren preferencia al ofrecer la ilusión de progreso: un “Nueva York chiquito”. Quizá uno de los ejemplos más evidentes de la atención al tema del espacio público para las autoridades es el caso de la pérdida de la acera de un tramo de la avenida John F. Kennedy, el comprendido entre las calles Gracita Álvarez y Luis Lembert –en el sector de Naco–, donde se encuentra la Agencia Bella, concesionaria de los vehículos Honda. En 1998, esta avenida fue ampliada a cinco carriles y se crearon elevados para convertirla en una vía rápida; la acera del tramo mencionado, que tenía dos metros de ancho, desapareció completamente y la calle quedo al lado de la verja del edificio. La empresa propuso ceder el espacio necesario para una nueva acera a cambio de la construcción de una verja similar en un nuevo límite a definir, pero la negociación no tuvo éxito, la obra concluyó y ese tramo se quedó sin acera. Las autoridades del Ministerio de Obras Públicas (a cargo de la obra) no solo demostraron su débil capacidad de gestión, sino su falta de visión y el poco interés por el tema del espacio urbano. El Ayuntamiento no intervino, a pesar de la resolución establecida para esta zona (094-98), que promovía el rescate del espacio público. Es por esa tradicional falta de atención a los problemas urbanos, que destacamos el hecho de que la legisladora Faride Raful haya depositado recientemente en la Cámara de Diputados un proyecto de ley que busca declarar de utilidad pública una parte del terreno de la Agencia Bella para la construcción de la acera peatonal. Cabe destacar que en el último piso del edificio funciona desde 1999 el Museo Bellapart, el primer museo privado de artes visuales de la República Dominicana, de acceso gratuito y dedicado exclusivamente al arte dominicano. Esta iniciativa habla por sí sola de la sensibilidad social de los empresarios, por lo que existe la esperanza de que un trámite realizado desde el entendimiento y la buena voluntad resultará satisfactorio para ambas partes: empresa y ciudad. La ciudad es para vivirla, experimentarla; su configuración debe permitir crear vivencias en los ciudadanos… ¿Cómo lo logramos? Apelando al compromiso de los arquitectos, ingenieros y promotores para cumplir las normas; con campañas de información sobre el espíritu de las mismas y sus beneficios para la ciudad; ejerciendo una gestión municipal más eficiente: aprobar bajo las normas, supervisar y fiscalizar las construcciones y aplicar sanciones ejemplificadoras cuando sea necesario; por último, pero no menos importante, logrando la participación e interacción ciudadana, que genere un sentido de pertenencia hacia el barrio y ciudad.

Indice

Exposición
14. Unfinished. Embajada De España.

Arte
16. Arte Joven. Guadalupe Casasnovas.

Libro
21. En Torno A La Modernidad. Alex Martínez Suarez.

Proyecto De Grado
24. Performance En La Arquitectura Del Caribe. Plinio Lora y Jaime Rodríguez, Universidad Católica Tecnológica Del Cibao.

Crítica
32. Para La Construcción De Otro Escenario Colectivo Posible. Yina Jiménez Suriel.

Evento
36. Turismo Accesible Para Todos. Adis Ozuna.

Urbanismo
40. Movilidad Urbana En Santo Domingo. Fundación Erwin Walter Palm.

Diseño
48. Roble Corporate Center, Carmen Ortega González
60. The Wine Room, Gustavo Valdés.
70.Villa En Jamaca De Dios, Carmen Ortega González
82. Chablé Resort, Carmen Ortega González.  
100. Right Construction, Michelle Valdéz.
110. Cuello Blanco, Guadalupe Casasnovas.
116. Templo Adventista Del Séptimo Día, Carmen Ortega González.  

Arquitexto 99

Comments are closed.